Arquitectura

Partimos de la base de que la mejor arquitectura procede de una síntesis de todos los elementos que separados forman y documentan el carácter de un edificio; la estructura que lo sostiene; las instalaciones que permiten que funcione; su valor natural; la calidad de la iluminación natural; el simbolismo de la forma; la relación del edificio con la línea de horizonte o el paisaje urbano; el modo en que uno circula por él; y por último, su capacidad de levantar el ánimo. Arquitectos e ingenieros, al trabajar en equipo de manera creativa desde la concepción del proyecto, combinan su experiencia para idear soluciones integradas e sostenibles.