Complejo de viviendas en Wates

Surrey, Reino Unido
1965

La fase inicial de este proyecto consistió en trazar un estudio de plan director para un gran complejo potencial de viviendas. El emplazamiento se dividía en diez zonas diferenciadas de manera natural mediante los árboles, los senderos y una ladera pronunciada existentes. Estos rasgos representaban desafíos topográficos que obligaban a descartar un complejo de viviendas convencional en serie. La primera fase de construcción de la propuesta contemplaba edificar 130 viviendas destinadas a colectivos de renta media; los estudios piloto de Team 4 planteaban una solución de alta densidad con las casas dispuestas en terrazas a ambos lados de un patio central de aparcamiento, con pavimento ajardinado. Y, al igual que en su complejo de viviendas anterior frente al muelle de Cornualles, las casas se «excavaban» en el emplazamiento en pendiente y el tráfico peatonal y rodado se separaban, de manera que los caminos que recorrían la urbanización quedaran libres de vehículos. Dicho plan director conservaba, en la medida de lo posible, los rasgos del paisaje existentes, o los modificaba para conseguir una configuración del emplazamiento extraordinariamente bien ordenada. Se conservó una franja densamente arbolada a lo largo del centro del emplazamiento a modo de columna vertebral peatonal atravesada por un entramado de caminos; de ella salían unos ramales más cortos hacia cada una de las zonas de viviendas. Una serie de espacios al aire libre servían para interconectar las distintas zonas, y acogían parques infantiles permitiendo disfrutar de paseos variados bajo los árboles, y generando rutas más directas hasta la estación ferroviaria, las paradas de autobús, las escuelas y los comercios locales. Se plantearon dos tipos principales de vivienda: el primero de ellos de dos plantas y tres dormitorios, y el segundo, de tres plantas y tres o cuatro dormitorios. Ambos eran de construcción tradicional y cubiertas planas; en ellos, la influencia de las teorías urbanísticas de Serge Chermayeff es incuestionable, tal como denota la clara jerarquía de los espacios que conducen desde los ámbitos públicos hasta los privados. El tratamiento de las terrazas escalonadas reforzaba la progresión conceptual desde las zonas «duras» comunes a través de los patios de entrada privados hasta las viviendas y, de estas, a los jardines «blandos» con vistas al bosque. Por la zona pavimentada, las ventanas se trataban a modo de agujeros perforados en los muros de ladrillo rojo, en lo que suponía un reflejo del carácter urbano y más recluido de la callejuela, mientras que, por la cara del jardín, el acristalamiento se extendía en franjas horizontales, de pared medianera a pared medianera, y permitía disfrutar de luz natural y vistas en los espacios habitables.


Area: 279 233 m²