Velux: lucernarios modulares


2012

Originariamente elaboradas para su uso doméstico, las claraboyas prefabricadas todavía se encuentran casi exclusivamente en ese ámbito, como por ejemplo en ampliaciones abuhardilladas. Foster + Partners y Velux han colaborado en el diseño de una sencilla claraboya modular, asequible y sostenible, destinada a una mayor variedad de tipos de edificios, como colegios, oficinas, comercios y hoteles. Es una solución muy flexible que puede utilizarse para crear una única luminaria, un patio de luces alargado o incluso para cubrir todo un atrio. Las tres claraboyas de la gama están diseñadas para satisfacer diferentes necesidades de tamaño, colocación y funcionalidad. Manteniendo la refinada estética que distingue a muchos proyectos de oficinas de esta firma, el diseño tiene un nivel de detalle minimalista y el sistema se puede accionar discretamente por medio de motores ocultos. Incorporan una serie de mandos para ajustar o limitar la ventilación de la sala, la cantidad de luz diurna y el efecto calorífico de la luz solar. También se pueden incorporar cortinas y persianas opcionales para limitar el brillo y reducir el calor solar. Unos módulos de ventilación automática por convección natural extraen el aire interior para que entre aire fresco del exterior. El sistema está diseñado para ser más sostenible en términos ambientales que los lucernarios convencionales y proporciona un rendimiento térmico de alto nivel mediante el uso de marcos de perfiles compuestos de fibra de vidrio pultruida y poliuretano HELO®. Pese a presentar una resistencia similar, el marco de perfiles pultruidos ofrece una conductividad térmica 700 veces menor que el aluminio, además de presentar una menor energía gris. Combinado con unidades de doble o triple acristalamiento y la opción de una pendiente muy baja, la claraboya ofrece uno de los menores valores U del mercado: desde 1,5 hasta tan sólo 1,0 kWh/m2 en el conjunto enmarcado completo. Además, las unidades prefabricadas ofrecen un mayor nivel de calidad, por estar montadas en fábrica, e incorporan elementos de juntas estandarizados montados sobre un sencillo premarco de recalce. Ello reduce el tiempo de colocación, ya que elimina la necesidad de acristalar los lucernarios in situ y de sellar las juntas con silicona.