El Stockley Park fue el primer parque de negocios de Gran Bretaña que puso el acento en la arquitectura. Con un plan director trazado en la década de 1980 para un emplazamiento situado en un punto estratégico cerca del aeropuerto de Heathrow y las autopistas M4 y M25, y a menos de cuarenta minutos por carretera del centro de Londres, incluye edificios creados por diversos arquitectos británicos de renombre. Cuando el estudio empezó a trabajar para clientes industriales en la década de 1960, la mayoría de los complejos industriales en Gran Bretaña compartían un mínimo denominador común en términos de diseño. La idea de mejorar el lugar de trabajo, ya fuera mediante la provisión de unas instalaciones mejores o mediante la eliminación de barreras entre la dirección y la mano de obra, se concebía como algo innecesario, por no decir subversivo. Stockley Park demostró con qué radicalidad habían cambiado las ideas a lo largo de los veinte años siguientes. Ubicado en el extremo sur del emplazamiento, con vistas a un lago, el edificio proporciona 12.000 m2 de espacio de oficinas y se diseñó para albergar a un único cliente, si bien puede subdividirse fácilmente y adecuarse a una ocupación múltiple. Su diseño formal debía cumplir determinados parámetros estéticos establecidos por la dirección de Stockley Park, como son las cubiertas inclinadas, el revestimiento blanco y el uso de pantallas solares. Como resultado, cada una de las tres crujías escalonadas del edificio presenta una estructura de «mariposa» en forma de V en la fachada, sujetada a los caballetes y apoyada sobre columnas inclinadas. Estas estructuras sostienen la cubierta de cada una de las crujías de tres plantas y sobresalen 3 metros de los alzados longitudinales para servir de apoyo a las pantallas solares dotadas de persianas. Entre las crujías, dos atrios de triple altura discurren a todo lo largo del edificio y canalizan la circulación principal. Orientado para sacar el máximo partido a las vistas al lago, en el este, la entrada principal del edificio se ubica en medio de los tres vestíbulos de la fachada norte y queda protegida del sol por una marquesina volada. Las instalaciones y los servicios se desplazan a la cara sur del edificio, donde forman una barrera al calor del sol. Los largos alzados este y oeste se componen de unidades de doble acristalamiento. Con vistas a reducir la ganancia solar, la cara interna de las unidades se ha esmaltado al horno con «fritas» blancas utilizando tecnología propia del sector automovilístico. El distinto grado de concentración de estas fritas hace que se pase de un tono casi opaco a nivel del suelo hasta un color transparente a la altura de los ojos cuando se está sentado, gracias a lo cual es posible mantener el contacto visual con los jardines.

Bocetos y dibujos

Citas

«En Stockley Park

lo que podría haber sido un encargo de construcción muy restrictivo se convirtió, en manos de Foster, en el punto de partida de una arquitectura elegante e innovadora». Catherine Slessor «Stockley Park B3 es una obra maestra de arquitectura contemporánea ingeniosa. Aquí no se desperdicia nada, no hay nada feo y, sin embargo, todo es nuevo. Si desea ver un edificio británico comparable al Vorsprung durch technik (

progreso mediante la tecnología”) de Volvo

aquí lo tiene». Martin Pawley, The Guardian, 21 de agosto de 1989

Datos y cifras

  • Adjudicación: 1987
  • Finalización: 1989
  • Superficie: 11 312m²
  • Capacidad: 960
  • Cliente: Stanhope Properties
  • Ingeniero estructural: Ove Arup and Partners
  • Supervisor de cantidades: Davis Langdon and Everest
  • Ingeniero de M+E: Ove Arup and Partners

Premioss

  • British Council for Offices Award
  • British Construction Industry Award