El Panthalassa, cuyo nombre significa en griego «todo el mar», combina el espacio y la comodidad de un velero a motor con la velocidad y la agilidad de un velero de regata. Este queche de 56 m de eslora presenta un casco y un mástil excepcionalmente ligeros, alcanza una velocidad máxima de 15 nudos y su diseño evoca la emoción que supone navegar y reforzar el vínculo con el mar. El concepto del interior lleva la forma estructural del barco hasta de los espacios habitables: el casco de aluminio se completa y realza con una simple paleta de materiales naturales, como la teca y el cuero curtido, para transmitir una discreta sensación de lujo. El velero tiene capacidad para alojar a 12 pasajeros y 10 miembros de la tripulación, y cuenta con una serie de espacios que incluyen desde pequeños refugios íntimos hasta salones diáfanos y flexibles. Los tres niveles (la cubierta de intemperie, la cubierta del salón y, debajo, los camarotes de los pasajeros y de la tripulación) están conectados mediante una escalera ovalada rodeada de una pantalla de varillas reflectantes que hacen rebotar la luz solar hacia el interior de las estancias. También se han empleado claraboyas para permitir la entrada de la luz natural hasta el centro de la nave. En el salón principal, los espacios abiertos de la sala, el bar, la biblioteca y la sala de reuniones dan lugar a un amplio espacio central. El muro de vidrio situado entre la sala de reuniones y la cubierta del capitán refuerzan la sensación de continuidad espacial. La cubierta del salón alberga distintos espacios para relajarse y una zona informal de comedor al aire libre, y también hay un comedor más formal en el interior. Además del espacio de almacenaje para esquís acuáticos y dos gabarras, el velero cuenta con la última tecnología de comunicaciones y entretenimiento, que se integra discretamente en el mobiliario y los paneles interiores. En vez de ofrecer una única suite para el propietario y camarotes más pequeños para los invitados, los seis camarotes individuales del Panthalassa tienen un tamaño similar. En su interior, las zonas de almacenaje y servicio se han dispuesto alrededor del centro del barco para que, de esta manera, la curva del casco quede expuesta y así poder insertar numerosas portillas que multipliquen la luz natural y las vistas. Una chaise-longue de líneas orgánicas y curvas se acomoda al perfil del casco de cada camarote y proporciona un lugar informal donde sentarse, al tiempo que una pared de mármol separa cada habitación de su propio baño privado.

Desarrollo

Datos y cifras

  • Adjudicación: 2009
  • Cliente: Capital Partners
  • Consultores adicionales: Camper Nicholson, Ron Holland / Perini Navi

Premios

  • Prix du Design, Monaco Yacht Show