Situada en Moscú, a 5,5 kilómetros de la Plaza Roja, la Torre Rusia será una ciudad vertical con una elevada densidad de población (25.000 personas) de uso mixto, con oficinas, un hotel, comercios y apartamentos con jardines privados. Con 600 metros de altura y 118 plantas ocupadas, será la torre más alta del mundo con ventilación natural y uno de los edificios de nueva construcción más ecológicos de Europa. El proyecto da continuidad a una serie de temas que se exploraron por primera vez para la Millennium Tower de Tokio y amplía la investigación del estudio hacia la naturaleza de los edificios altos, elevando la lógica estructural, funcional, medioambiental y urbana a nuevos niveles. Sobre la base de una geometría muy eficaz basada en una planta triangular con una columna vertebral «verde» y diáfana, la estructura primaria del edificio consta de tres «brazos» que se estrechan a medida que se elevan y crean un esbelta forma piramidal que alcanza su máxima estabilidad con la mínima estructura y propician la distribución más eficaz del espacio. Las plantas superiores, que albergan las zonas residenciales y el hotel, se han concebido como una serie de unidades modulares que pueden tener diferentes distribuciones. Los apartamentos disfrutan de aire fresco, luz natural, volúmenes de doble o triple altura y acceso a jardines en las azoteas. En la planta superior, un mirador público con cafeterías y bares constituye una nueva atracción que atrae a visitantes y residentes, mientras que la pista de hielo y las tiendas aportan gran vitalidad a pie de calle. La estrategia medioambiental incluye diversos controles y técnicas pasivas. Estratégicamente, el planteamiento de usos mixtos constituye un sólido punto de partida, pues favorece el balance energético a lo largo del día en el tránsito de las personas entre la oficina y el hogar. Estructuralmente, el esbelto perfil de la torre crea placas de piso estrechas que aprovechan al máximo la penetración de la luz del día y aumentan el potencial de ventilación natural. La fachada de triple acristalamiento y altas prestaciones reduce la pérdida de calor; unos paneles fotovoltaicos cubren las necesidades energéticas del edificio y devuelven la electricidad a la red urbana; el reciclaje energético reduce la demanda de calor en un 20 %; y mediante la recogida de aguas pluviales y de la nieve se espera obtener una reducción de un tercio en el consumo de agua dulce para el cuarto de baño. La Torre Rusia constituye una nueva solución sostenible para la vida contemporánea, social y medioambientalmente.

Bocetos y dibujos

Desarrollo

Datos y cifras

  • Adjudicación: 2006
  • Superficie: 500m²
  • Altura: 600m
  • Cliente: STT Group
  • Ingeniero estructural: Waterman International
  • Ingeniero de M+E: Waterman International
  • Consultores adicionales: Lerch Bates & Associates, Halvorson and Partners

Características

Superestructura mixta de acero y hormigón de pilares en abanico. Núcleo central de hormigón reforzado. Cerchas de acero de 21 m de luz con forjado mixto de chapa colaborante en las plantas de oficinas. Vigas de acero con pilares intermedios con forjado de chapa colaborante en el hotel, los apartamentos con servicio de habitaciones y las plantas de viviendas.

Notas de prensa relacionadas: