En la década de 1960, el modelo aceptado en la arquitectura industrial consistía en segregar a los trabajadores y a la dirección en un hangar y un cubo, respectivamente, con las implicaciones de separación entre «nosotros y ellos», «limpio y sucio» y «delante y detrás» que ello comportaba. La fábrica Reliance Controls apostó por un planteamiento novedoso y radical. Como resultado, frente a la pesadez y la inflexibilidad de la fábrica estándar, se creó un pabellón ligero en el que directiva y empleados compartían una única entrada y un único restaurante, una práctica hasta entonces desconocida. En un momento en que el sector de la electrónica se hallaba aún en su más tierna infancia, el edificio se concibió como un prototipo de la industria ligera, donde la organización se amoldaba al diseño e introducía nuevos parámetros democráticos en el mundo laboral. El uso generalizado de componentes metálicos prefabricados en el edificio permitió construir la estructura en menos de un año y a un coste muy bajo. El acero estructural se utilizó tanto en el exterior como en el interior, donde algunos elementos estructurales se pintaron de blanco para contrastar con el revestimiento de acero corrugado forrado de plástico gris. En la medida de lo posible, los elementos arquitectónicos se diseñaron también para realizar más de una función: por ejemplo, las luces fluorescentes se coordinaron con las canaletas de la cubierta corrugada, gracias a lo cual se suprimió la necesidad de utilizar reflectores. Para reforzar aún más esta sensación de economía y flexibilidad, el armazón de acero encerraba un único espacio abierto de 3.200 m2, dentro del cual solo los lavabos, la cocina y la sala de máquinas ocupaban un lugar fijo. El resto del espacio podía modificarse rápidamente desplazando los tabiques internos no estructurales. Esta flexibilidad latente resultó útil cuando el cliente, ante un pico de producción repentino, pudo ampliar en un tercio, sin necesidad de ayuda, la zona destinada a producción». El edificio se alzó con el primer Premio de Arquitectura Industrial concedido por el Financial Times. En su declaración, el jurado afirmaba: «La sencillez extrema y la coherencia del concepto general, así como el grado de detalle del diseño, generan un ambiente penetrante y muy agradable en el que estar. Resulta refrescante encontrar algo tan bello en su simplicidad que parece casi una tradición perdida».

Bocetos y dibujos

Citas

«Diseñado para una empresa de electrónica en sus albores

este pabellón democrático rompió moldes, tanto a nivel social como tecnológico. Era el opuesto absoluto a la división entre la caja ocupada por la dirección de la empresa y los hangares para los trabajadores, con sus alusiones a la diferencia entre «nosotros y vosotros», «limpio y sucio» y «delante y detrás». Dirección y trabajadores compartían una única entrada y un mismo restaurante, una práctica hasta entonces desconocida. El énfasis puesto en el uso de elementos prefabricados permitió construir la estructura en menos de un año y a un coste muy bajo. El entramado estructural de acero encerraba un único volumen dentro del cual solo los aseos, la cocina y las salas de máquinas eran permanentes, lo cual representaba que la planta podía reconfigurarse fácilmente con solo desplazar los tabiques. Esta flexibilidad resultó de suma utilidad cuando el cliente, ante un pico de producción repentino, pudo ampliar la zona de producción en un tercio». Norman Foster «Consideramos que utilizar la forma de un pabellón era más adecuado, desde el punto de vista social, para una empresa de electrónica en expansión que, además, apostaba por un planteamiento ecológico; nos pareció más oportuno que utilizar el típico hangar para los trabajadores y la caja para la dirección, con la implicación que ello conlleva de la separación entre «nosotros y vosotros», «limpio y sucio», «elegante y desaliñado», «delante y detrás»... En el plano técnico, esta forma ofrecía, además, una mayor grado de racionalización para optimizar los recursos limitados de tiempo y capital disponibles, además de permitir implementar cambios rápidos y fáciles». Norman Foster, Foster Associates, 1979 «Reliance Controls partió de un planteamiento muy sencillo con respecto al tipo de edificio que podía ser adecuado para la industria electrónica. Concebido como un pabellón con los extremos abiertos, flexible y con paredes móviles bajo una cubierta de paraguas, ofrecía la posibilidad de adaptarse y cambiar en función de las circunstancias». Norman Foster «El edificio posee una lógica estructural auténtica y una funcionalidad real, no fingida». Editorial, BP Shield, marzo de 1969 «Reliance Controls incorporaba o apuntaba ya muchas de las innovaciones que Norman Foster aportaría a la arquitectura industrial y comercial a lo largo de las tres décadas siguientes: diseño racional de planta profunda para una superestructura con una superficie mínima; construcción de acero de luces amplias y grandes módulos con un revestimiento de metal ligero; minimización de albañilería; uso generalizado de componentes metálicos para una construcción más rápida; espacio interno polivalente que pudiera reconfigurarse con rapidez; distribución racional de los servicios a todos los niveles, y por último, pero no por ello menos importante, consecución de la democracia en el entorno laboral mediante el diseño». Martin Pawley, Norman Foster: A Global Architecture, 1999 «Eames había invertido el proceso de diseño habitual consistente en proyectar la casa y luego elegir los materiales al comenzar examinando los catálogos de proveedores del sector de la construcción estadounidense y ensamblar sus diseños a partir de componentes disponibles en el mercado, como si se tratara de un kit de montaje. A partir de este planteamiento […] fraguó un tipo de arquitectura contundente que Reyner Banham describió con gran atino como el

hangar con servicios” [...] Reliance Controls se consideró en la época un punto de inflexión en el diseño de fábricas y representa el modesto principio de la estética del hangar con servicios». Sutherland Lyall

The State of British Architecture, 1980 «Reliance Controls marcó un punto de inflexión por abandonar el uso de los materiales pesados

tradicionales” en pro de componentes ligeros fabricados en serie». Norman Foster «En la medida de lo posible

los elementos se diseñaron para tener una doble o incluso una triple función; por ejemplo, el perfil de la cubierta metálica funcionaba también como reflector de la iluminación procedente de los tubos fluorescentes empotrados, además de servir, en términos estructurales, como diafragma rígido». Norman Foster, Foster Associates, 1979 «En lo que supuso una anticipación de los ejercicios posteriores y más complejos de Foster con el diseño integrado y los componentes hechos a medida, muchos elementos del edificio no solo servían para el objetivo para el que sus fabricantes los habían diseñado: además, aportaban un mayor rendimiento del previsto». Chris Abel «Reliance Controls puso en tela de juicio la política de integración en el entorno laboral. En lugar de aceptar el statu quo, apostaba por una respuesta más igualitaria, flexible y adecuada». Norman Foster:

Datos y cifras

  • Adjudicación: 1967
  • Superficie: 3 200m²
  • Cliente: Reliance Controls Ltd.

Premioss

  • 'Financial Times' Industrial Architecture Award
  • Architectural Design Project Award