Nuevo Parlamento alemán, Reichstag

Berlin, Alemania
1992 - 1999

La transformación del viejo Reichstag se fundamenta en cuatro aspectos relacionados entre sí: la importancia del Bundestag en tanto que foro democrático, el entendimiento de la historia, el compromiso con la accesibilidad del público y un sólido programa ambiental. El Reichstag había quedado mutilado por la guerra y afeado por una ulterior reparación insensible. La reconstrucción sigue el ejemplo de la estructura original. Se despojó al edificio de las capas de historia para dejar al descubierto las llamativas huellas del pasado (marcas de picapedreros y grafitis rusos), cicatrices conservadas a modo de «museo vivo». No obstante, en otros aspectos, el edificio actual se aleja por completo del pasado: bajo su denso caparazón se ha generado un espacio diáfano y transparente que deja a la vista las actividades que se realizan en su interior.

Tanto los ciudadanos como los políticos acceden al edificio por el mismo punto. El espacio público continúa en el restaurante de la terraza del tejado y en la cúpula, donde unas rampas transitables ascienden hasta una plataforma de observación que permite a los visitantes situarse simbólicamente por encima de las cabezas de los representantes electos en la cámara. La cúpula se ha convertido ya en un punto de referencia de Berlín. Simboliza el renacimiento a la vez que posibilita la iluminación y ventilación naturales del edificio. En su núcleo alberga una «escultura de luz» que refleja la luz del horizonte y la proyecta en la cámara inferior, mientras que un brise-soleil motorizado sigue la trayectoria del sol con el objetivo de filtrar la radiación y la intensa luz solar. Al caer la noche, este proceso se invierte y la cúpula se convierte, entonces, en un faro en el horizonte de la ciudad, símbolo de la fortaleza y el vigor del proceso democrático alemán.

La quema de biocombustible renovable (aceite vegetal refinado) en una instalación de cogeneración para producir electricidad, que es un sistema mucho más limpio que quemar combustibles fósiles, convierte al edificio en un modelo para el futuro. Gracias a este proceso, las emisiones de dióxido de carbono se reducen en un 94%. El exceso de calor se destina a calentar agua que se almacena en un acuífero soterrado a bastante profundidad. El agua caliente almacenada se bombea cuando se necesita, y puede utilizarse para calentar el edificio, o bien para alimentar una planta de refrigeración por absorción y producir así agua fría. Resulta bastante significativo que las necesidades energéticas del edificio sean tan modestas: este produce más energía de la que consume, lo cual le permite funcionar como una minicentral eléctrica en el nuevo barrio gubernamental. En suma, supone toda una lección de sostenibilidad.


Location: http://maps.google.com/maps?ll=52.51860,13.37600
Area: 61 166 m²
Height: 47 m

Opening Hours:Building is open daily from 8.00 to 23.00 hrs. Admission is free, advanced registration is required.

Website: www.bundestag.de