El Dassault Falcon 7X se cuenta entre los jets de negocios de largo alcance tecnológicamente más avanzados del mundo. Es el primer avión de su clase equipado con un sistema integral de pilotaje por mandos eléctricos, tiene una autonomía de 11,5 horas o de 10.400 kilómetros y puede transportar un máximo de 14 pasajeros con gran comodidad. Cuando NetJets encargó 33 Falcon 7Xs para su nueva flota europea, solicitó colores distintivos e interiores que reflejasen la excelencia técnica de los aviones. El equipo que se hizo cargo del proyecto tuvo en cuenta, obviamente, la distinción entre los espacios destinados a los pilotos y al pasaje. El proceso de diseño implicó una extensa labor de consulta con miembros de la tripulación y sobrecargos, así como con las personas encargadas del mantenimiento y el cuidado de los aviones. El diseño fomenta la comodidad y la versatilidad. Se proporciona espacio adaptable para trabajar, que incluye una gran mesa, adecuada para mantener una reunión de grupo, mientras que los pasajeros de larga distancia pueden retirarse a la parte posterior del avión y cerrar las cortinas para descansar. Se accede por la cocina, que solamente adopta forma de cocina cuando se prepara comida. Para mayor comodidad, las ventanas de la cabina pueden aclararse u oscurecerse para ver u ocultar el exterior. Además, se han incorporado sutiles innovaciones, como el espacio iluminado entre el sofito y los paneles laterales, diseñado para ofrecer un asidero y posibilitar que, en caso de turbulencias, los pasajeros puedan recorrer todo el fuselaje teniendo donde agarrarse. Los materiales son innovadores y discretos. La fibra de carbono, escogida por su ligereza, resistencia y durabilidad, se usa aquí por primera vez como revestimiento. Los asientos se componen de una mezcla de piel perforada y piel lisa que los hace parecer más pequeños y, además de mejorar la estética, aporta mayor comodidad. Para evitar brillos que puedan deslumbrar, en las zonas para la tripulación y la cabina de mando se han empleado materiales más oscuros y compactos, como la piel ovina, la preferida por los pilotos por la comodidad que ofrece. Uno de los rasgos más asombrosos son los nuevos colores distintivos. La contundente franja de color azul oscuro que recorre las ventanas de la cabina de mando y la cabina confiere al avión una mayor elegancia. Pese a haberse diseñado de manera específica para los Falcon 7X, NetJets quedó tan impresionada por esta sutil imagen de marca que está aplicando el mismo patrón a toda su flota.

Bocetos y dibujos

Datos y cifras

  • Adjudicación: 2010
  • Capacidad: 14 Total passengers

Premios

  • Wallpaper Awards: Best Business Jet,