Foster + Partners forma parte de un consorcio formado por la Agencia Espacial Europea para explorar las posibilidades de la impresión en 3D para construir habitáculos lunares. Abordando el reto de transportar materiales a la luna, el estudio investiga el uso de tierra lunar, conocido como regolito, como material constructivo.

El estudio de arquitectura ha diseñado una base lunar para cuatro personas, capaz de ofrecer protección ante los meteoritos, radiaciones gamma y fluctuaciones altas de temperatura. Primero, la base se despliega de un módulo tubular que se puede transportar en un cohete espacial. Una cúpula hinchable se extiende luego desde uno de los extremos de este cilindro, convirtiéndose en estructura de apoyo para la construcción. Entonces se levantan capas de regolito sobre la cúpula mediante una impresora 3D robotizada, creando así un armazón protector. Para asegurar la solidez y a la vez mantener al mínimo la cantidad de «tinta» de amarre, el armazón está formado por una estructura celular de huecos cerrados, similar al foam. El estudio diseñó la geometría de la estructura en colaboración con un consorcio de socios: es una innovación al demostrar el potencial de las impresoras 3D para crear estructuras muy cercanas a los sistemas biológicos naturales.

Se utilizó tierra lunar para crear una maqueta de 1,5 toneladas y se llevaron a cabo pruebas de impresión en 3D a menor escala en una cámara al vacío para reproducir las condiciones de la luna. El emplazamiento planeado para la base está en el polo sur de la luna, donde hay luz solar, casi constante, en el horizonte.

Datos y cifras

  • Adjudicación: 2012
  • Cliente: European Space Agency
  • Consultores adicionales: Consortium Lead and Space Engineering: Alta Spa Process Control: Scuola Superiore Sant'Anna 3D Print Technology: Monolite UK

Página web:

http://www.esa.int