La Foster 550 es la primera de una gama de lámparas y el fruto de una interesante colaboración entre Louis Poulsen y Foster + Partners. La lámpara se ha diseñado con el objetivo de desafiar la idea de que el uso de muchos LED obliga a generar necesariamente luminarias voluminosas de gran tamaño. En este caso, se han superado las limitaciones técnicas de sus componentes para conseguir una luminaria discreta. Diseñada en origen como producto comercial, también puede utilizarse en viviendas particulares. La serie de objetos que incluye este sistema de iluminación «a modo de kit» ofrece versatilidad en su respuesta a las exigencias tanto en interiores como exteriores y permite crear una transición imperceptible entre ambos. El objetivo primordial durante el proceso de diseño fue conseguir los efectos incandescentes apropiados, en lugar de exhibir visualmente la tecnología. De ahí que las bombillas LED se hayan ocultado a la vista. Ello permite, además, sustituir la fuente lumínica a medida que la tecnología LED evolucione con el tiempo. Reducida a su mínima expresión, con una forma funcional y elegante, la luminaria supera con eficacia las limitaciones de la tecnología (la belleza del diseño radica en la fuente lumínica), que se expresa simplemente mediante la transmisión de luz.

Desarrollo

Datos y cifras

  • Adjudicación: 2008