La casa Kawana, con su casa de invitados colindante, es uno de los proyectos realizados para el mismo cliente a lo largo de los años. Las conversaciones preliminares exploraron la arquitectura tradicional japonesa y luego se destilaron en una solución moderna. El resultado es una fusión de dos tradiciones: la pasión japonesa por la armonía y el respeto a la naturaleza y el refinamiento occidental de una arquitectura desmaterializada a base de vidrio y acero.

 

Emplazada en una espectacular parcela del litoral volcánico, donde largas e inaccesibles coladas de lava se adentran en la bahía de Sagami, los cambios de nivel en el terreno y las vistas panorámicas del mar constituyen las claves del diseño de este proyecto. La casa se sitúa en una plataforma elevada y está orientada de manera que las principales estancias disfrutan de amplias vistas al mar. Las instalaciones y las zonas de almacenamiento se han dispuesto alrededor del perímetro para permitir que las estancias centrales se configuren a modo de secuencia continua, diáfana y fluida. La estructura de entramado de la casa crea siete crujías rectangulares. Estos espacios iluminados con lucernarios pueden subdividirse mediante tabiques correderos y un sistema de lamas ajustables permite controlar la cantidad de luz natural que entra a través del techo acristalado. Las puertas deslizantes de vidrio cubren de suelo a techo el perímetro y comunican las estancias con las terrazas contiguas, diluyendo así las fronteras entre interior y exterior. El paisaje circundante combina elementos nuevos con otros ya existentes. Árboles vetustos bordean el acantilado y alcanfores recién plantados resguardan la casa de la carretera y proporcionan privacidad. Los faroles de piedra instalados alrededor de la casa, algunos de ellos datados del siglo VII, y una pequeña casa de té de las postrimerías del período Edo procedente de la prefectura de Shimane completan la composición general.

 

La casa Kawana, precursora de varios proyectos futuros para el mismo cliente, incluida la reciente casa Kamakura, asentó los cimientos de una relación duradera que ha posibilitado una honda exploración de la arquitectura japonesa tradicional en un contexto moderno. El espíritu esclarecedor e intrépido de este trabajo ha encabezado una investigación intensa y amplia en un intento por concebir una arquitectura humana que entronque con las tradiciones esenciales de Oriente y Occidente.

Bocetos y dibujos

Cita

«Este lugar combina con una sutileza sublime antiguo y moderno

artificial y natural, interior y exterior, Europa y Japón». Veronica Peas, The Architectural Review, enero de 1995 «La casa combina influencias arquitectónicas de Oriente y Occidente, pero también puede interpretarse como una respuesta bien contextualizada a su espectacular emplazamiento, en cuyo interior se disfruta de luz en abundancia y de unas vistas impresionantes». Norman Foster:

Datos y cifras

  • Adjudicación: 1987
  • Finalización: 1992
  • Superficie: 600m²
  • Cliente: Mr Kazuo Akao
  • Supervisor de cantidades: Northcroft Neighbour & Nicholson
  • Ingeniero de M+E: J Roger Preston & Partners
  • Ingeniero de iluminación: Claude and Danielle Engle Lighting