El ferrocarril de alta velocidad de Haramain es una gran infraestructura para el Reino de Arabia Saudí, que conecta las ciudades de Makkah, Medina, Jeddah y el proyecto de Ciudad Económica del Rey Abdullah (KAEC, por sus siglas en inglés). Cada estación está concebida como la puerta de su ciudad y está repleta de espacios para reunirse, comprar, comer y protegerse del sol. En conjunto, estas estaciones de gran tamaño y flexibilidad, ocuparán una superficie más de 30 veces mayor que la plaza de Trafalgar Square en Londres y acogerán inicialmente a unos 60 millones de viajeros: aproximadamente seis veces más de los que suben al Eurostar que sale de St. Pancras cada año. Es previsible que esta cifra suba a 135 millones de viajeros en 2042. El diseño modular de las estaciones se complementa con variaciones de color que hacen referencia a las cuatro ciudades, aunque siguen siendo emblemáticas de la red HHR. Las terminales de Medina y Makkah se caracterizan por un gran colorido: La Estación de Makkah hace referencia a la hoja dorada de la Kab’ah y a la importancia de la ciudad como lugar sagrado, mientras que el vívo color verde de la Estación de Medina se inspira en la Mezquita del Profeta. La Estación de Jeddah se tiñe de un color púrpura que tiene una especial resonancia de la ciudad y la estación de KAEC es de un futurista azul y plata, representativo de la modernidad de esta ciudad. El concepto se basa en la arquitectura islámica y toma el arco tradicional como base para el diseño del tejado. Todas las estaciones tienen en común una serie de arcos que se elevan a 25 metros de altura desde el vestíbulo, complementados por unos arcos de 9 metros a nivel del andén. Sustentados en árboles estructurales independientes, que se repiten en una cuadrícula de 27 metros cuadrados, los arcos se conectan y forman un tejado abovedado flexible. Siguiendo la dirección de los trenes, la distribución de los espacios ayuda a los viajeros a orientarse en las estaciones de forma intuitiva, con pocos cambios de nivel y la posibilidad de tomarse un respiro del calor del desierto en los espacios interiores. Aplicando un planteamiento modular, cada estación posee un conjunto de fachadas diferentes según su orientación: cuando la visibilidad no es esencial, se utilizan fachadas macizas para reducir la radiación solar. Las entradas acristaladas al vestíbulo y los andenes se ocultan tras una serie de mashrabiyas exteriores y las anchas marquesinas. Cada estación está orientada en función de la trayectoria del sol, desde la Estación de Medina hacia el este hasta la Estación de Makka hacia el norte. Su cambio de posición se articula a través de aberturas en el techo por las que entra la luz del día hasta el vestíbulo para animar el espacio. Por la noche, los focos instalados entre estas aberturas dan la impresión de estar ante un cielo estrellado. Los candelabros esféricos que cuelgan entre los arcos emiten una luz enfocada, que media entre la escala del tejado y el nivel del vestíbulo y acentúa el ritmo de la estructura.

Construcción

Datos y cifras

  • Adjudicación: 2009
  • Superficie: 320,000m²
  • Capacidad:  Projected 2012: 60million, 2022: 80 milion, 2042: 135 million
  • Cliente: Saudi Railways Organisation
  • Colaborar Arquitecto: Co-architects: Buro Happold, Joint venture. Dar Al Riyadh
  • Ingeniero estructural: Buro Happold
  • Supervisor de cantidades: Davis Langdon
  • Ingeniero de M+E: Buro Happold
  • Consultores adicionales: Capita Lovejoy, Jason Bruges Associates

Características

Superestructura de hormigón in situ, con estructura del tejado de acero, tejado de GRP, mashrabiya metálica, fachada de vidrio y metal, y techo textil en la plataforma

Notas de prensa relacionadas: