La principal terminal ferroviaria de Dresde es una de las estaciones de trenes más grandes e impresionantes construidas en las postrimerías del siglo xix en Europa. El ferrocarril desempeñó un papel destacado en la expansión económica e industrial de la ciudad, al enlazar Dresde con Berlín y Praga. Sin embargo, en 1945, cuando gran parte de la ciudad fue destruida por los bombardeos aéreos de las tropas aliadas, el edificio de la estación sufrió graves desperfectos. Concluida la guerra, a una reconstrucción poco cuidadosa se sumaron unas labores de mantenimiento insuficientes y reparaciones inapropiadas, que dejaron el edificio en tal estado que a finales de la década de 1990 fue necesario un programa integral de reconversión y conservación.

El punto de partida consistió en deshacer los diversos añadidos y modificaciones realizados en el edificio durante los sesenta años precedentes con vistas a restaurar la integridad y la claridad del diseño original. Este proceso incluyó el repliegue del punto terminal de las vías centrales para crear un espacio abierto en el centro del edificio, que ahora puede dar cabida a un mercado o a actos culturales. También se transformó la circulación del público tanto a través de la estación como en su interior. Externamente, el elemento nuevo más sorprendente es la cúpula de cristal, asentada sobre la principal encrucijada de circulación. El planteamiento aplicado en este punto, así como en todo el edificio, es similar al que se utilizó en el Reichstag. La estructura superviviente y las superficies originales se han dejado a la vista en la medida de lo posible, pero en ningún caso se ha intentado recrear formas antiguas ni reemplazar los ornamentos perdidos: lo nuevo y lo viejo se articulan con claridad.

El elemento nuevo de mayores dimensiones es, con diferencia, el tejido que recubre los techos abovedados sobre los andenes. En un principio, dichos techos estuvieron parcialmente acristalados, pero tras la guerra, toda la superficie se tapó con tablas. La elaborada estructura de hierro forjado de la cubierta se ha restaurado y forrado con una piel tensada de fibra de vidrio con revestimiento de teflón. En caso necesario, esta marquesina puede ampliarse para proporcionar cobijo a los trenes internacionales de alta velocidad, que son el doble de largos que los andenes antiguos. El tejido de la cubierta permite el paso de la luz natural, lo que reduce de manera significativa la necesidad de usar iluminación suplementaria. Cuando cae la noche, la luz artificial se refleja desde la cara inferior de la marquesina, en un eco de la luz diurna que baña el vestíbulo.

Bocetos y dibujos

Desarrollo

Construcción

Datos y cifras

  • Adjudicación: 1997
  • Finalización: 2006
  • Superficie: 30 000m²
  • Cliente: Deutsche Bahn AG Station & Service
  • Ingeniero estructural: Buro Happold
  • Supervisor de cantidades: Schmitt Stumpf Frühauf und Partner, BAL GmbH
  • Ingeniero de M+E: Schmidt Reuter Partner
  • Consultores adicionales: Claude Engle, Speirs, Zibell Willner & Partner, Kaiser Baucontrol, adb, Homola

Premioss

  • Preis des Deutschen Stahlbaues (German Steel Awards), Commendation
  • Brunel Award
  • Chicago Athenaeum International Architecture Award
  • BD International Regeneration Award
  • Structural Awards 2007 - Heritage Award for Infrastructure
  • RIBA European Award

Características:

Historic, cruciform arcade reconstructed (central concourse 70m long, intersecting concourse 50m long), 34 metre-high glass dome reinstated above the crossing-point of the two concourses Mainly natural stone (from the mountains near the Elbe river) The same materials were used as those in the Frauenkirche

Notas de prensa relacionadas: