El proyecto arrancó como una exploración de todo aquello que sucede en torno a la mesa de la cocina. Más que un simple lugar donde preparar la comida, la cocina moderna se ha convertido en el núcleo social de la casa, un espacio informal donde la gente se reúne, se relaciona, come y trabaja. La forma de la cocina Dada Place se generó a partir de estas diversas actividades y el deseo de aportar un nuevo grado de sofisticación a la fabricación de este tipo de mobiliario. Mientras que las unidades convencionales fijas son restrictivas y están sujetas a las modas pasajeras del diseño de interiores, la cocina Place comprende cinco elementos modulares sencillos con una estética minimalista e intemporal: una mesa ovalada delgada; una zona de altura estática para la preparación de los alimentos; una isla de altura ajustable que puede elevarse o descenderse para adaptarse a distintas actividades, una unidad de pared con servicios en la parte posterior, y una torre de almacenamiento. Tomando como referencia las dimensiones de una cocina estándar, estos distintos componentes pueden configurarse para amoldarse a los estilos de vida de los inquilinos y al espacio disponible. A diferencia de lo que sucede en el Reino Unido, donde las cocinas empotradas son la opción habitual y suelen venderse con las propiedades inmobiliarias (e invariablemente se renuevan poco después de acuerdo con el gusto del nuevo propietario), en muchas ciudades europeas, por ejemplo, las cocinas tienden a trasladarse con el resto del mobiliario en las mudanzas. En este sentido, la cocina Dada Place es flexible por naturaleza: puede reconfigurarse y recolocarse con facilidad, sin necesidad de obras caras de instalación. Tanto en el interior como en el exterior de los armarios se utilizan materiales de alta calidad. Además, la cocina Dada Place es la primera sin tablero de fibras de densidad media (MDF), eliminándose así el acabado tosco que suelen presentar los interiores de los armarios. En su lugar, los paneles, disponibles en vidrio, cerámica o madera, se encajan en un armazón de acero y aluminio. Las bisagras y los tiradores se integran de manera imperceptible, la campana de extracción se repliega en la pared y la iluminación está discretamente incorporada en la parte inferior de los armarios. El diseño modular incluye también una pared con instalaciones técnicas, dotada de frigorífico, lavavajillas y pequeños electrodomésticos. Siguiendo la analogía de un edificio, su armazón puede construirse antes de instalar los servicios.

Desarrollo

Datos y cifras

  • Adjudicación: 2004
  • Cliente: Dada

Características

Un elemento esencial de la estrategia de la cocina DADA es la altura ajustable de las superficies, que propicia la interacción social y la dinámica comunitaria al ofrecer un espacio flexible y polivalente. También caracterizan a esta cocina otros elementos como la tira de luces integrada en la encimera que puede utilizarse para ambientar la sala mediante sutiles cambios de color. La exclusiva mesa se ajusta en altura y se acopla a la encimera para ofrecer una barra de desayunos, una zona adicional de preparación o una mesa de trabajo. Una «pared de trabajo» que incorpora la tira de luces, con espacio de almacenamiento accesible y una campana extractora extraíble enrasada —también ofrece opciones de entretenimiento a través de una «baldosa multimedia» que permite al usuario ver la televisión, escuchar la radio, buscar información o reproducir música a través de Internet.