La Chesa Futura (literalmente, «casa del futuro») fusiona herramientas del diseño infográfico de última generación con técnicas de construcción de cientos de años de antigüedad para crear un edificio de apartamentos respetuoso con el medio ambiente. Pese a que la forma del edificio es novedosa, su armazón y revestimiento son de madera, uno de los materiales de construcción más ancestrales y sostenibles. En esta región de Suiza, la construcción con madera resulta especialmente apropiada, pues refleja las tradiciones arquitectónicas locales, evolucionadas y refinadas a lo largo de los siglos. Las ripias de alerce del edificio responderán de manera natural a la exposición a los elementos y cambiarán paulatinamente de color con el paso del tiempo, hasta cobrar una tonalidad gris plateada. Además, durarán 100 años sin necesidad de mantenimiento.

El edificio consta de tres plantas de apartamentos y un nivel subterráneo que incluye un garaje, los cuartos de instalaciones y trasteros. Pese a sus reducidas dimensiones, el solar disfruta de una ubicación espectacular en el borde de una pronunciada ladera con vistas al pueblo de St Moritz, en dirección al lago. En respuesta a esta localización y a las condiciones climáticas del valle de Engadina, la forma de burbuja del edificio permite abrir las ventanas y los balcones de la cara sur y disfrutar de luz del sol y de vistas panorámicas, mientras que la fachada norte, más fría, es más cerrada y está salpicada por profundas ventanas, como marca la tradición de Engadina. En Suiza, donde la nieve cubre el suelo durante muchos meses al año, también existe la tradición de elevar los edificios para evitar que la madera se pudra por el contacto prolongado con la humedad. Esta tradición se ha reinterpretado en este caso elevando el edificio sobre pilotes y permitiendo que el plano terrestre prosiga sin interrupción a sus pies, un gesto que ha sumado la ventaja añadida de permitir a los apartamentos del nivel inferior disfrutar de vistas que, de otro modo, no habrían podido aprovechar.

En conjunto, la Chesa Futura puede considerarse un minimanifiesto de la arquitectura, no solo del valle de Engadina, sino también de otras regiones del mundo. En oposición al modelo de expansión urbana descontrolada que desfigura tantas comunidades en desarrollo, demuestra que es posible integrar numerosos edificios nuevos en el tejido existente, al tiempo que se preservan las técnicas de construcción autóctonas y el entorno natural.

Bocetos y dibujos

Desarrollo

Construcción

Cita

Renowned for being overly conservative when it comes to offering permits for modern projects

the community seems to have fallen for the architect's organic apartment complex and now wants to go even further with another residential development.”Tyler Brûlé, Financial Times, January 2004

Datos y cifras

  • Adjudicación: 2000
  • Finalización: 2004
  • Superficie: 4 650m²
  • Cliente: SISA Immobilien AG
  • Colaborar Arquitecto: Kuchel Architects
  • Ingeniero estructural: Arup / Ivo Diethelm GmbH (Sub-Consultant Edy Toscano AG)
  • Supervisor de cantidades: Davis Langdon & Everest
  • Ingeniero de M+E: EN/ES/TE AG
  • Arquitecto Paisajista: Peter Walker & Partners
  • Ingeniero de iluminación: Reflexion AG
  • Consultores adicionales: Peter Walker & Partners, Reflexion AG, Reflexion AG, Emmer Pfenninger Partner AG

Premios

  • Holzbaupreis Graubünden – Commendation,

Características:

Roof is highly insulated and clad in copper - a traditional local roofing material. High performance glazing to south elevation.
Hand cut wooden shingle cladding obtained from 80 local trees.
Double-curved timber frame shell highly insulated.