El desafío a la hora de diseñar una serie de vestíbulos nuevos para la aerolínea Cathay Pacific en el Aeropuerto Internacional de Hong Kong estribaba en crear un concepto de interiorismo en armonía con el edificio existente, al tiempo que se ofrecía una experiencia radicalmente distinta al viajero. Desde una perspectiva funcional, el proyecto amplía las instalaciones a disposición de los pasajeros de Cathay que viajan en primera clase y clase Business con cuatro vestíbulos bastante diferentes y, a la vez, complementarios. La gama de instalaciones es ahora más amplia e incluye desde salas de reuniones y elegantes bares hasta «cabañas» privadas donde los pasajeros pueden alojarse en lujosas suites con baños elaborados en travertino.

La Cabina, la primera sala que se concluyó, está situada en una franja del vestíbulo del quinto nivel, cerca de las puertas de embarque de la aerolínea. La disposición lineal de sus espacios refleja los principios de transparencia, luz natural y movimiento que rigieron el diseño de la propia terminal. A escasa distancia de la recepción hay una zona de acogida dotada de tecnologías de la información, seguida de un restaurante de delicatessen, un bar con productos sanos, y espacios más íntimos para relajarse, todos ellos con vistas ininterrumpidas de los aviones. Un techo altamente reflectante proyecta la luz natural hacia los espacios interiores, mientras que una rica variedad de materiales que combina el mármol blanco con tapicerías de cuero devuelve el encanto a los viajes aéreos internacionales. El diseño también persigue transmitir la  identidad de la aerolínea abanderada de Hong Kong, que se ve reforzada con la larga alfombra carmesí y la discreta señalización.

La silla Cathay Solus se diseñó específicamente para las salas de Cathay Pacific con el objetivo de crear un retiro privado en medio de lo que puede resultar un espacio público ajetreado. Su forma de ánfora, que integra un amplio asiento acolchado, una mesa y enchufes, fue el resultado del estudio de los distintos modos en que los pasajeros acostumbran a adaptarse al mobiliario existente en los vestíbulos de los aeropuertos. El caparazón lacado se eleva para apantallar un cerramiento semiprivado cuya solidez contrasta con la suave tapicería de cuero del interior. Diseñada para funcionar a modo de grupo de butacas, así como para proporcionar un espacio aislado donde comer, trabajar o relajarse, esta butaca puede solicitarse en una gama de combinaciones de colores y acabados.

Datos y cifras

  • Adjudicación: 2008
  • Finalización: 2012
  • Superficie: 14 000m²
  • Cliente: Cathay Pacific Airways
  • Ingeniero estructural: Arup
  • Supervisor de cantidades: Davis Langdon Seah Hong Kong Limited
  • Ingeniero de M+E: Arup
  • Consultores adicionales: InProjects, Isometrix, Kitchen Concepts, PCCS (The Peninsula Group)