La nueva terminal internacional de Beijing es el edificio aeroportuario más grande y avanzado del mundo, no solo por su tecnología, sino también en términos de experiencia de los pasajeros, eficacia operativa y sostenibilidad. Completado a modo de puerta de entrada a la ciudad para los atletas que participaron en los XXIX Juegos Olímpicos, se ha diseñado para que resulte acogedor e inspirador. Símbolo del lugar donde se ubica, su cubierta aerodinámica, de una altura vertiginosa, y su forma de dragón ensalzan la emoción y la poesía del vuelo y evocan colores y símbolos tradicionales chinos.

Emplazados entre la actual pista de aterrizaje este y la futura tercera pista, el edificio de la terminal y el Centro de Transporte Terrestre (CTT) abarcan una superficie de 1,3 millones de metros cuadrados y darán servicio a unos 50 millones de pasajeros al año antes de 2020. A pesar de haberse proyectado a una escala sin precedentes, el diseño del edificio amplía el nuevo paradigma de aeropuerto establecido por Stansted y Chek Lap Kok. Diseñado para brindar la máxima flexibilidad y amoldarse a la naturaleza impredecible de la industria de la aviación, al igual que sus predecesores, pretende resolver las complejidades contemporáneas de los viajes en avión, combinando para ello la claridad espacial con la prestación de un servicio de alta calidad. Las conexiones con el transporte público están plenamente integradas, las distancias que deben recorrer los pasajeros andando son cortas, los cambios de nivel son escasos y se han minimizado los tiempos de conexión entre vuelos. Como en el caso de Chek Lap Kok, la terminal es diáfana, ofrece vistas del exterior y se ha planificado bajo una única marquesina unificadora cuyos lucernarios lineales sirven para facilitar la orientación y como fuentes de luz natural: el juego de colores varía del rojo al amarillo a medida que los pasajeros atraviesan el edificio.

El edificio de la terminal es uno de los más sostenibles del mundo e incorpora una amplia variedad de diseños pasivos del entorno, como los lucernarios orientados al sudoeste, que maximizan el calor desde el primer rayo de sol matinal, y un sistema integrado de aprovechamiento de recursos que reduce al mínimo el consumo energético. En términos de construcción, el diseño optimizó el rendimiento de los materiales, que se seleccionaron en función de su disponibilidad local, de su funcionalidad y del aprovechamiento de las habilidades de la población local, así como de un bajo coste de compra. Cabe destacar que el edificio se diseñó y construyó en solo cuatro años.

Bocetos y dibujos

Desarrollo

Construcción

Citas

Foster has achieved what no other architect has been able to: he has rethought the airport from scratch and made it work. Foster has done for airports what the architects Reed & Stem did for train stations with their design for Grand Central

a building whose greatest achievement is not its sumptuous main concourse but its orchestration of an intricate web of people, trains, taxis, and passing automobiles into a system that feels straightforward and logical, as if the building itself were guiding you from the entrance to your train.”Paul Goldberger, The New Yorker, April 21 2008

Beijing is a seductive vision of how airports could be.”Edwin Heathcote

Financial Times, 11/03/2008

Datos y cifras

  • Adjudicación: 2003
  • Finalización: 2008
  • Superficie: 1 300 000m²
  • Capacidad: 43000000, 50 million passengers per year (2020)
  • Cliente: Beijing Capital International Airport Company Ltd.
  • Ingeniero estructural: Arup
  • Supervisor de cantidades: Davis Langdon & Seah
  • Ingeniero de M+E: Arup
  • Consultores adicionales: Michel Desvigne, Speirs and Major Associates

Premioss

  • Condé Nast Traveller Readers’ Travel Awards, Favourite Airport
  • RIBA International Award
  • AJ100 Building of the Year
  • Travel + Leisure 2009 Design Awards: Best Transportation
  • The Emirates Glass LEAF Awards, Best Structural Design of the Year
  • Condé Nast Traveller Award for Innovation and Design – Winner Infrastructure category,

Características:

The roof area is 360,000 sq metres.
Terminal 3 external cladding area 275,000m2.
GTC glazed roof area 27,300m2.
Peak workforce approximately 40,000 (working in shifts 24 hours per day, 7 days per week).
Total airport site area: 1480 hectares (total expansion).
Aircraft movement peak hour figures (total airside): 500,000/ year in 2015 International 7000 pax/hour, domestic 7360 pax/hour.
All building services are from below, freeing up the roof for daylighting opportunities.
Roof has a generous overhang to the south, providing shading from the sun without sacrificing good views out.
Integration with mass public transport - a new rail link to the city centre of Beijing
Generous commercial spaces provide support for the airport's day to day operations.

Notas de prensa relacionadas: