Con sus 240.000 m2, el complejo Al Faisaliah desempeña un papel fundamental en el desarrollo urbano de Riyad. Se organiza alrededor del primer rascacielos de Arabia Saudí, una característica torre de oficinas de 267 m de altura, junto a un hotel de cinco estrellas, un centro de banquetes y convenciones, apartamentos de lujo y un centro comercial de tres plantas de altura. El proyecto equilibra con precisión una relación óptima entre calidad y precio y flexibilidad con vistas a producir edificios eficientes en términos de servicios, planificación y funcionamiento, a la par que sensibles al clima de Oriente Próximo. En el centro del complejo se alza la torre de oficinas. De planta cuadrada, el edificio está diseñado en torno a un núcleo central compacto que se estrecha hasta acabar en punta, con cuatro pilares en esquina principales que definen su silueta única. Los miradores distribuidos por la fachada multicapa del edificio corresponden a gigantescos arriostramientos en K que transmiten la carga a las columnas de las esquinas. Cada sección entre estas plataformas de observación está revestida de paneles de aluminio anodizado con plata e incorpora parasoles en voladizo que minimizan los reflejos y permiten el uso de vidrio antirreflectante y energéticamente eficiente y proporcionan el máximo control sobre el entorno interior. Encima de las 30 plantas de oficinas, el rascacielos alberga un restaurante enmarcado en una esfera de vidrio dorado situado 200 m por encima del nivel rasante. El mirador ubicado bajo esta esfera ofrece una panorámica sobrecogedora de Riyad y el paisaje circundante. En el pináculo del edificio, que corona el restaurante, la torre se estrecha hasta convertirse en una linterna intensamente iluminada rematada por una aguja de acero inoxidable. El rascacielos está retranqueado con respecto a la autopista del Rey Fah para dejar espacio a una explanada ajardinada. Bajo esta encontramos una sala de banquetes que permite acomodar actividades que van desde ceremonias matrimoniales islámicas de hasta 2.000 invitados hasta conferencias con capacidad para 3.400 asistentes. La gran flexibilidad de los espacios interiores se consigue gracias a un sistema de arcos de luz larga único que permite generar espacios diáfanos de 57 m de anchura y 81 m de longitud, con un sistema de tabiques móviles que permite dividir el vestíbulo en un máximo de dieciséis salas separadas. Estas zonas quedan integradas en el resto del complejo por una recepción de cinco plantas de altura situada en la base de la torre que enlaza también con el hotel en el norte y con los apartamentos y el centro comercial en el sur. El espacio está iluminado por un espectacular muro de vidrio tintado obra del artista Brian Clarke que anuncia la entrada al complejo al tiempo que hace referencia a imágenes del desierto de Riyad y la cultura islámica.

Bocetos y dibujos

Desarrollo

Construcción

Datos y cifras

  • Adjudicación: 1994
  • Finalización: 2000
  • Superficie: 240 000m²
  • Altura: 267m
  • Cliente: King Faisal Foundation
  • Ingeniero estructural: Buro Happold
  • Supervisor de cantidades: Buro Happold
  • Ingeniero de M+E: Buro Happold
  • Consultores adicionales: Brian Clarke, Sandy Brown Associates, WET design

Características

Los cimientos de la torre incluyen una losa de cimentación de hormigón de 6.000m3 que se vertió in situ de manera ininterrumpida durante más de 17 horas. La cubierta de vidrio, con una inclinación de 45 grados y de 5 plantas de altura, envuelve la parte posterior de la torre formando el vestíbulo, uno de los más grandes del mundo, y lo enlaza con el hotel y los apartamentos.