Tanto el interior como el exterior de este gran edificio de oficinas en el corazón de la City de Londres se caracterizan por sus aspectos escultóricos y reflectantes. Un atrio de doble altura en la esquina del edificio compone un espacio brillante y rítmico al que dan forma unos muros curvos iluminados. Dichos muros están integrados por una secuencia de tubos de vidrio esmerilado por dentro y revestidos con película iluminada con LED. De hecho, el Walbrook es la primera aplicación a gran escala de esta técnica, que el estudio investigó de forma pionera para producir una lámpara para el restaurante de la Posthaur en San Moritz. Dos patios de luz adicionales se amplían a partir del núcleo de ascensores central: sus muros son superficies reflectantes caleidoscópicas y están coronados por una marquesina de paneles de teselas de vidrio.

Datos y cifras

  • Adjudicación: 2005
  • Finalización: 2010
  • Capacidad: 4500
  • Cliente: Minerva plc