Proyectada para un destacado coleccionista de arte budista, en esta casa se puso especial atención a la progresión desde estancias en penumbra hasta otras plenamente iluminadas, todas ellas concebidas con esmero para la exposición de obras de arte. Un sistema de luminarias integradas, que incluye focos direccionales y ladrillos de vidrio retroiluminados con luz natural, realza cada obra. Para este proyecto se inventaron una serie de materiales innovadores con vistas a recalcar el juego de las luces y sombras: las paredes principales están revestidas en piedra artificial fabricada expresamente para la vivienda, y unos ladrillos de vidrio fabricados con tubos de televisión reciclados proporcionan luz difusa. En una evocación de la arquitectura tradicional japonesa, los elementos de terrazo esculpidos a mano y los suelos se han revestido parcialmente con azulejos chinos antiguos, y la piscina cubierta está acabada en piedra volcánica esmaltada.

Datos y cifras

  • Adjudicación: 1997
  • Finalización: 2004
  • Capacidad: 3
  • Cliente: Mr Kazuo Akao