El resumen del proyecto para esta nueva gama de comercios y franquicias para Cacharel Menswear requería crear una imagen que recordara la tradición inglesa decimonónica de las tiendas de equipaje elegante y sastrerías de caballero. El sistema de almacenamiento y exposición, combinado con una mesa-expositor de diseño exclusivo, se basa en un armario modular de 1.200 x 600 x 2.100 mm, revestido de roble y forrado de lino irlandés, que se ha pintado en un tono BRG (British Racing Green), el color tradicional de los automóviles de carreras británicos. Los dependientes pueden ensamblar los elementos interiores de estos armarios en una amplia variedad de combinaciones y tantas veces como precisen. Junto con los elementos fijos, se concibió la identidad corporativa, que engloba desde el logotipo y las etiquetas de los precios hasta las hormas de los zapatos y el papel de envolver.